Medidas que pueden reducir el riesgo de síntomas o de un brote de enfermedad de Crohn

Recomendaciones para que el brote no te detenga:

  • Adecúa tus rutinas. Conoce en qué momentos del día tu sintomatología es mayor.
  • Al salir de casa planifica tus recorridos, reconoce a dónde acudir en caso de urgencia.
  • Comparte con tu entorno la situación. Crea un grupo de apoyo durante el brote.
  • Sigue una dieta baja en fibras y residuo para reducir el dolor abdominal y la diarrea.
  • Maneja el cansancio organizando tu jornada con momentos de descanso.

Seguir buenos hábitos reduce el número, intensidad y duración de un posible brote.

  • Gestiona el estrés. Dedica una hora diaria a una actividad que te guste.
  • Concienciación corporal. Practica actividades. Construye tu propio plan de actividad.
  • Tiempo para tus comidas. Siéntate y come despacio, al menos media hora para cada comida.
  • Obsérvate en el consumo de lácteos y fibras. Cada persona debe entender cómo reacciona.